30 septiembre, 2008

Hacé como quieras...

No tengo ganas. No quiero. No voy.
Mando mensajes para avisar que me quedo en casa, estudiando. ¿Estudiando?

¿Acaso se puede estudiar metida en la cama, tapada con las tres frazadas que no quiero sacar por si el invierno me sorprende (como lo hace últimamente) con sus frescos y lluviosos días?
¿Qué clase de mentira-piadosa estoy inventándome, para sentir menos culpa al no moverme de la comodidad de mi colchón? Porque la realidad es que, si bien a los destinatarios de los mensajes poco debe de interesarles si cuentan con mi presencia o no, a mí sí. Y siento como si estuviera escribiendo para mí. Justificando-me. Excusando-me.

Antes era todo más sencillo. Frente a mis inválidos berrinches por querer quedarme en casa, mis padres actuaban con poca democracia. Y ahí iba yo: con el uniforme planchadito, el pelo prolijo y los libros en la mochila. No había lugar a discusión. Ni mucho menos a planteos personales donde me cuestionara cuán correcta sería mi decisión. Me obligaban, y obedecía. Iba, a la fuerza.

Hoy busqué esa mirada fulminante en los ojos de mi mamá (esa mirada que ponía cuando yo le rogaba por faltar al colegio), pero no encontré más que cansancio y un "hacé como quieras", acompañando un movimiento desinteresado de sus hombros.
Hacé como quieras. Significa que decido yo: voy o no voy. Sin gritos. Sin ufas. Sin "mamá, daale.. quiero dormir un poquito más". Decido yo: me quedo estudiando, cómoda, en mi cama.. o salgo sin ganas, hacia una clase que, probablemente, no tendrá mi atención ni mucho menos, participación.
Hacé como quieras. Pero no quiero. No. No quiero. Y no voy. Me declaro en huelga, en contra de la facultad. 



La única y total responsable de esta decisión escribe la presente entrada. 
¡Mucho gusto!


12 comentarios:

¨ dijo...

es un viejo dilema, culpa y responsabilidad. como dos extremos del mismo eje. son formas opuestas de enfrentarse a las implicancias de la decisión. usted decidio faltar. ahora tiene que elegir si vivirlo con culpa o responsabilidad. antes, sus padres se hacian responsable por usted y le aliviaban la culpa. ahora? que va a hacer en este largo dia que le queda? va a salir? va a ser este un dia sapo o un dia principe?

Flori dijo...

...: Me hago responsable, sí. Y por lo pronto, este será un día de estudio. Dejaré las frazadas para el descanso nocturno, me prepararé un té, y continuaré con la bioquímica humana.
=)

Blonda dijo...

Que fez es la pelea entre el DEBER y el QUERER.Con el paso del tiempo, estoy tratando de que prevalezca la segunda por sobre la primera, pero inevitablemente aparece un dejo de culpa.
Humanos al fin...
besos

Veronica dijo...

jajajjaja me encanto la actitud de tu mama !! muy bien !!! tu mama dijo: la nena ya no es nena..es grande ..una adulta !!! asi que que haga lo que quiera !!!que se haga ella cargo... y Flori debera asumir que ya es GRANDE...y que debe hacerse cargo de sus actos...jajajja
pero ...es verdad...aunque seamos adultos y grandes...cada tanto queremos que mami nos trate como esas viejas epocas no???? te juro te entiendo jajjaja...a mi me encanta cdo mi hijo me pelea frente a mi mama...y mi mama le dice: CON MI NENA NO TE METAS eh??? jajajjaja y manu la mira con cara de pregunta: DE QUE NENA HABLAS ??? jajajjajaja las epocas cambian ..beso...

Tigger E. dijo...

Hola!!!
Respondo sobre mi blog: es un tema viejo, de Walter Olmos... ja

Sobre tu blog... y... es todo un tema no?... vamo que se puede!... mama una grande! jaja

Besos!

Flori dijo...

Blonda: Siempre las responsabilidades primero. Así me educaron. Pero de vez en cuando, me puedo permitir un "quiero"!
Besos

Veronica: Es cierto que la nena creció. También es cierto que yo también estoy al tanto de mi crecimiento. Pero por una vez quería delegar la responsabilidad de mi elección. O tal vez. simplemente, quería que me retara, que me obligara a ir. No lo sé aún.
Besote

Tigger: Muchas gracias por el dato! Y sí, mamá es muy elocuente cuando quiere!
Besos pra ti también.

Sil dijo...

Cuando empecé la facultad, cada vez que faltaba a una clase me quedaba en mi casa con una culpa terrible y lamentándome por no haber ido, así que nunca disfrutaba del decanso.

Flori dijo...

Sil: Yo disfruté de quedarme en casa. Lo necesitaba.. estoy corriendo con las clases desde que empezó el año, no tuve vacaciones de invierno y el estrés me sobrepasa.
A veces siento esa necesidad de frenar un poco, y tomarme un dia de no asistir a clase. Ayer lo fue.

=)

Vane dijo...

aayy eso es re feo.... Mas cuando te das cuenta qe solo decidis VOS.
Igual, leyendo un libro de economia, decia qe empezar a ser rico es como ir al gimnasio (!?!)
Si, no salte ocn cualqiera, solo qe decia qe lo mas jodido es empezar, levantarte... Pero despues de haber ido, cuando volves.. se siente bien.
Igual , faltar a una clase,. no te hace nada !: )
besos flori

Flori dijo...

Vane: Me encantó la frase del libro de economía. Debo admitir que mis ojos se abrieron a más no poder, pero continué leyendo, y asentí con mi cabecita.
Faltar a una clase, en la uba, es complicado.. pero asumí mi responsabilidad adulta.

Besos para tii!

Mery Swanson dijo...

JAJAJAJ
SIIIIIIIII... en mi casa era igual ibamos al colegio a la fuerza no importaba si estaba por terminar el año y solo tenias 2 faltas y medio, vas y se acabó!!
Supongo que por eso en la facultad he decidido explotar hasta la ultima posibilidad que me diera el 75 % obligatorio de asistencias,,, que lindo quedarse en cama, aunque debo confesar que la culpa siempre acechaba, pero se disfrutaba iguaL!!!!
Besosssss

Anónimo dijo...
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.