30 abril, 2009

Lápices de colores

Tengo una caja de lápices de colores sin estrenar que Juana me regaló, una vez. Tienen todavía sus puntas afiladas y siguen manteniento la misma longitud que sólo los lápices nuevos tienen. Buscando otras cosas, hoy me encontré con ellos: doce palitos ordenados por sus tonalidades, esperando algún día que alguien los use.

Guardo la caja dentro de mi placard, lejos de las manos artísticas de mi Hermana y de las visitas inusuales de una pequeña pseudoprimita que los miraría con ojitos de por-favor-prestáme. Lejos de mis ganas de volver a ser chiquita sólo para pasar toda una tarde pintando dibujos, acortando el largo de los lápices, y coloreando unas formas a mi antojo. Inventando un cielo blanco y creando nubes azules con sonrisas y pestañas alargadas. Sembrando flores gigantes en un césped de verdes rayas que semejan un jardín en primavera.

Es tonto guardarlos, lo sé. Pero, ¿para qué quiere un adulto una caja de lápices de colores a mano, si no se puede colorear un exámen, ni mucho menos dibujar una sonrisa con el grafito anaranjado en los labios resecos de tanta ausencia? ¿De qué me sirven los doce colores, si no sé con cuál pintar la distancia, el miedo, o la injusticia con la que hay que convivir todos los días? ¿Cuál sería el objetivo de acercarlos a mi rutina, si por más que les saque punta hasta dejarlos casi insostenibles, mis dedos de adulto no se achicarán, ni la camisa gris se transformará en un tierno vestidito azul haciendo juego con las hebillitas que sostienen mis rulos rubios y despejan mi frente de un flequillo impuesto por Mamá? 


Están guardados. Lejos de todos, y cerca de nadie. 
Y quiero usarlos. Hoy. Que me los encontré, de casualidad, y me dieron ganas de volver a ser chiquita. Para pintar cielos con nubes azules y soles sonrientes. Para sembrar una hoja con margaritas del mismo tamaño de los hombres-palito. Para que se me cansen los dedos de tanto hacer fuerza en el intento por colorear un enorme jardín verde, en esta tarde de otoño.

Para que el tiempo vuele, y no me preocupe por ello.
Para que se me desprenda esta suerte de desgano, y pueda retornar a mis clases.
Para estrenar los lápices de colores que me regaló Juana, una vez.


11 comentarios:

NOVA dijo...

Todavía guardo mi caja de lápices de colores, la compre cuando tenía 14 años con unos ahorrillos y era(es)una preciosidad. La guardo como oro en paño, un día la descubrieron mis hijos y no pude evitar que en alguna ocasión la utilizarán, pero aún la mantengo, ya no están los colores parejos de tamaño. Son treinta y dos años conmigo, han sido muy útiles, han trazado muchas líneas y han coloreado, esto menos, pero yo los necesito y de vez en cuando los saco, a ellos y otras muchas cosas que fui acumulando y de las que no he podido desprenderme.
Son mis recuerdos tocables.
Besín

Flor dijo...

Pintá.Pintá tanto como quieras.
Me pasé el verano coloreando mandalas, después de que una amiga me contó de sus "beneficios terapéuticos". Te los recomiendo, si te interesan :)
A veces, tirando a siempre, es necesario hacer algo que nos saque de los libros.

Te estuve leyendo y me hiciste verme en muchas de tus palabras.

Paso a visitarse más seguido, ¿dale?

Besos de otra Flor, en el mismo camino que vos.

Saii dijo...

ke nostalgia me invadio...



:/

Saii dijo...

ke nostalgia me invadio...



:/

Berenice dijo...

Yo confieso: Hace unos meses me dió por dibujar. Dibujé flores. Me quedaron peor que cuando era una niña, pero lo disfruté taaanto!!
Tu dibuja, dibuja, ya verás que la pequeña de 2 coletas te sale de adentro. No te vas a arrepentir.

Flor dijo...

El pintar o dibujar nos acercan a ese mundo colorido y despreocupado de la infancia, entonces.. ¿Porque no hacerlo?
Las sonrisas si pueden pintarse con una caja de doce colores y hasta con solo uno, al igual que el corazon.

Flora dijo...

Deja volar la imaginación..disfruta de los colores y de el muundo nuevo que con ellos creas..

Besos, Flora.

Cherry Lips dijo...

Uselos señorita por favor se lo pido!

Freedom dijo...

Pinta Pinta y Pinta un futuro lleno de flores de jardines verdes, pinta lo mejor que desees para vos, que los colores le ganen al desgano y que una vida llena de recuerdos felices le gane a un futuro mejor Pinta con toda la libertad que te puede dar el simple acto de soñar
besos
Freedom

El Dc Felipe y YO dijo...

Cuan Victor Heredia cantando Dulce daniela, un autor anonimo escribio alguna vez la cancion Dulce Flori..

Donde ella decide cuando es de dia...
Ella maneja el sol....
Porque Anda pintando toda la casa con lapices nuevos!!!

Flori no entiende como es que pierde sus hojas verdes, el paraiso aquel...

Pintame un arbol que no envejezca
Pinta......

La felicidad mas grande se suele encontrar en esas cosas ta chiquitas que a veces pasan como insignificantes!!
Una caja de lapices guardados, una hoja de papel mal dibujada....

Besotes Florcita...
Sentite libre de dibujar cuanto quieras

Pd: El Msj es para vos, hacete cargo

Blonda dijo...

Me encanta este post, me hizo acordar a los Faber que vimos ayer, y a tanto dibujito encantador!!!


Te quiero amiga!