02 noviembre, 2008

Dos de Noviembre




Siento cierta nostalgia cada vez que llega el segundo día de cada mes. 
Hace poco más de cuatro meses que vengo padeciendo una congoja, acá, bien en el centro del pecho. Como un dolor crónico que reaparece cada treinta o treinta-y-un días. Y no afloja, a pesar de que al día siguiente no queden rastros de él.
Hace un par de meses que por lo menos ya no viene acompañado de lágrimas. Creo que es un avance. Aunque sigue insistiendo.

Para esta fecha mi mente adquiere la función de "máquina del tiempo". Me lleva seis meses atrás, y me hace recordar cada minuto, cada pensamiento, cada palabra. Con tan sólo cerrar mis ojos me transporto a una facultad extraña, con una hermosa melodía, y una compañía agradable.
Repaso mis pasos, releo mis palabras, miro atenta sus gestos que, seis meses después, comenzarán a verse borrosos. Me miro, y sonrío. Lo miro, y sonrío. 

Nos miro, tan contentos.
Como un observador que conoce el final de la historia, le grito a la Flori de hace seis meses que lo disfrute. Que no le pregunte tal cosa, ni comente tal otra. Que le insista en caminar, así el calambre sucede, y él la enamora una y otra vez. Una y otra vez.
Pero esa Flori no parece escucharme. Está tan entusiasmada por el éxito de la cita que, por más que un viento garrafal la golpee de frente, no se da cuenta que soy yo alertándola. 

Y ahí va ella: derrochando sonrisas por Santa Fé.
Ahí van ellos: cómplices de aquel abrazo de otoño.



Como desde hace un par de meses, hoy no hay lágrimas. Aunque, en su reemplazo, una horda de suspiros acompañan el viaje retrospectivo. Hoy, segundo día de noviembre, ya no me atormenta tanto volver el tiempo atrás. Hoy puedo sentarme al sol, cerrar los ojos, y entregarme al poder de mis pensamientos, sin sufrir el efecto secundario del viaje. O minimizarlo hasta el punto de que mi realidad no se vea perturbada por ello.  

Creo que estoy empezando a amigarme con los recuerdos. Creo que los voy ubicando en el rincón donde Blonda una vez me dijo que no dolerían. Aquél rincón feliz desde donde puedo evocarlos con sólo un poquito de nostalgia, pero que luego se disipa con una sucesión de suspiros.
Mejor así.  Mucho mejor. 

 




Si existiera una máquina real que nos llevara hacia el pasado, ¿ustedes hasta dónde irían? ¿Qué harían? ¿Modificarían algo, o simplemente disfrutarían más?

10 comentarios:

Veronica dijo...

ups que pregunta...

si!! volveria un tiempo atras para poder abrazar a mi papa una vez mas y poder sentarme a charlar como haciamos antes y contarle un monton de cosas !!!

No te preocupes...todo tiene un tiempo que se llama DUELO y es re importante hacer el duelo bien ...y es normal esa sensacion de tristeza , congoja..ya vas a poder mirar atras y simplemente sonreir...es una cuestion de tiempo.

besos

Blonda dijo...

Sostengo que ese lugar existe, y que era tiempo de que empezaras a mandar algo para "allá"...vas a ver como se va alivianando tu mochila y te sentís de apoco más ligera...

Me alegro mi querida Flori que le vayas encontrando una pequeña vueltita al dolor.

besos!!!!!!!!!!!!

Yle dijo...

que haria yo si tuviera la maikinita de volver al pásado... la destruia. la verdad. las cosas que fueron bellas me basta recordarlas y las que son horribles, lucho por no pensar en ellas.

Mery Swanson dijo...

yo no cambiaria absolutamente nada de nada de lo que hice, ni de las decisiones que tomé porque todo eso me hizo la mujer a que soy... pilas que lo importante no es olvidar sino recordar sin que duela tanto!!!! BESOTESSSSSSSS

James Bounce dijo...

http://jamesbounce.blogspot.com/2008/09/consejo.html

algo que ver con eso?


vi que en tu perfil decís que sos abrazadora compulsiva. Que mal que no te conozco, muchas veces se necesita.

besos flori

Vere dijo...

Disfrutaría más. Hoy me propongo disfrutar más, para no pedir una máquina del tiempo en el futuro ;)
Sé feliz Flori, a eso vinimos.
Besos.

Flori dijo...

Vero: creo que mi duelo ya está más que terminado. No, mejor, lo sé.
Y ahora, seis meses después, lo miro desde acá y sonrío. Gran avance, ¿no?


Blonda: jaja, existe Blon, ¡existe!
Besos grandes


Yle: ¿no hay ninguna cosa, por más chiquititititita que fuera, que quisieras revivir? ¿Algún cumpleños, alguna charla, algún viaje..?

Flori dijo...

Mery: ya no duele, tanto. Ahora te pregunto, ¿nada que quieras volver a disfrutar?
Beso enorme =)


James: no recordaba tu entrada, gracias por el link. Se ve que crecí; ya no digo que quiero CAMBIAR algo, sino DISFRUTAR de ese algo.. wow
¿Viste cómo llenan el alma los abrazos? A mí, particularmente, me encantan.
=)


Vere: ¡así me gusta! Es mi objetivo de vida, Vere: ser feliz.
Por lo pronto, estoy más que contenta, porque finalmente puedo descansar un poco de todo el estrés. Besote!

Siamy dijo...

hola

vengo desde el blog de la blonda

me llamo la atencion las flores q son mis favoritas en mis colores predilectos!
Voy a ponerme a leer todo por aca, ya me senti como en mi casa hehehe
Besos

Flori dijo...

Bienvenida, Siamy..

¿un poco de té helado? Acabo de prepararlo =)