03 enero, 2009

Insomnio

Me doy vuelta, otra vez. Acomodo las sábanas y pateo los almohadones. Me estiro, pero mi vientre me recuerda que mejor es quedarme como antes. Vuelvo a acurrucarme. No hay caso.
Tanteo el teléfono y presiono una tecla. Cualquiera. Amenazo a la oscuridad de la habitación con el brillo de la pantalla que me da la hora. Tres y diez. De vuelta a colocarlo boca abajo, y vence la oscuridad.

Miro el techo. Muevo los ojos. Me doy vuelta. Acomodo las sábanas. No hay caso.
Converso conmigo misma. Me prometo cosas, y me pregunto otras. Charlo con alguien, pidiendo señales. 
Recuerdo.

Siento los labios secos y al sueño lejano. Siento otra noche sin dormir, que se avecina. Lástima no tener esos tecitos relajantes, compañeros infaltables en la alacena de los desvelados. Pero no en mi casa, porque todos duermen. Todos menos yo.

No tendré solución para atraer al sueño, pero al menos rehumedezco mis labios. Mi garganta. 
La lámpara de la cocina es quien amenaza, esta vez, a la oscuridad de todo el resto de la casa. Miro el reloj de pared. Tres y veinte. Un diario de días pasados, con los acertijos sin resolver, hacen que las agujas del reloj se muevan un poco más rápido. Cuatro menos cuarto, y el diario abandonado en la mesa de la cocina.

De vuelta entre las sábanas, cierro los ojos. Prendo el reproductor de música, pero me avisa que la pila no durará mucho tiempo. A las cuatro, se apaga. Y yo sigo sin dormir. 
Me doy vuelta otra vez. Acomodo las sábanas otra vez. Pero no hay caso.

Siento un ligero caminar sobre el piso de parquet. Me levanto y saco a la dueña de aquellas cuatro patitas a la cocina, donde debería descansar. Llevo hojas en blanco y una lapicera. Cuatro y cuarto.
Escribo. Tacho. Rompo hojas. Escribo de nuevo, con otras oraciones tachadas. 
Apollo mi cabeza entre mis brazos, sobre la mesa. Me quedo pensando, mirando el reloj, mirando hacia el cielo oscuro del patio. Y me duermo. No mucho.

Ya son más de las cinco y el oscuro cielo se convirtió en un juego de azules y celestes. Un precioso degradé azulino brilla afuera sólo para mí. Y retomo la escritura, entre bostezos. Y pienso el título. Y recreo la imágen.
Miro por la ventana hasta que este espectáculo culmina, dando por resultado un amanecer. Vuelvo a mis sábanas, a mis vueltas, al teléfono que me advierte que son casi las seis de la mañana. 

Con los ojos cerrados y el sueño abrazándome, sonrío al pensar que este insomnio, en realidad, sólo quería mostrarme este amanecer. Mi primer amanecer de este año nuevo.




13 comentarios:

Sherezade dijo...

Opino q amanecimos lo mismo.
¿será pq sólo los corazónes enamorados van en la misma sintonía???..

Besotes nena, y gracias por pasarte, te dejo invitada para q lo hagas cuando estés de desvelos y tengas ganas de contarme lo q sea, yo siempre estoy escuchando.

Desde ahora te leo y me sorprende y me gusta, y me re mueve pq tmbn escribís de tus verdades.

Futura médica, investiga usted algún medicamento para curar el alma??

Jiji

Besotes

Diego dijo...

Eso es lo mejor que tiene pasar la noche en vela: llegar a ver el amanecer, que siempre es bello.
Personalemente encuentro que lo mejor para hacer cuando no se puede dormir es leer mucho. Debo haber leído cientos de libros en esas quietas horas de la noche...

Catalina. dijo...

Seguramente no había un mejor final.... como que toda esa oscuridad y ese desvelo valió la pena solo por el espectáculo del atardecer :)

Hermoso!

Besote enorme nena!

Flori dijo...

Sherezade: creo tener una cura para el alma. Pero se necesitan dos personas para ello... y no es que la haya inventado yo, sino que existe desde hace tiempo.
Gracias por pasar, y re bienvenida.
Besotes =)


Diego: agendo ese dato. Aunque ya terminé el libro que tanto deseaba leer, y ahora deba buscar algún otro.
^^


Catalina: amanecer Y sí, valió la pena la desvelada. Igual, no quiero que se repita muy seguido. El día después no me levanté de la cama.
¡Besos!

Santiago dijo...

"Toscas nibes color borra de vino infamarán el cielo;
amanecerá en mis párpados apretados."

Saludos...

Blonda dijo...

Ay pero qué lindo lo que escribió la princesita en el nuevo año!!!
Me encantó porque pensé que ibas a hablar de alguna tortura sentimental y me saliste con algo tan esperanzador como el amanecer.

Besotes amiguita! =) Muack!

Flori dijo...

Santiago: oh, Borges. Gracias.
Besos para tí.


Blonda: sorpresas, mi querida Blondita. Sorpresas.
Besos y abrazos =)

~ Olivia ~ dijo...

Hermoso desenlace Flori...

Creo que tanta intranquilidad del alma, se vio reconfortada por ese espectaculo...

que lindo que puedas disfrutarlo...

besos niña que este año amanezca rodeado de exitos y sonrisas

Jane dijo...

Si hay algo que padezco y realmente odio, es el insomnio.
Pasan las horas, pasan los metodos de relajacion, las idas al baño, peor no logro dormirme. Aparte me voy poniendo nerviosa y de mal humor, mucho mas si tengo qe levantarme temprano al dia siguiente.
Un beso!

Xaj dijo...

Esas noches donde el sueño nos deja solos con la almohada. El sol siempre está ahí para hacernos caer, que nadie nos espera. Creo que está amaneciendo.

Saluditos.

Ale dijo...

Te quería agradecer por el primer comentario a la novela que estamos escribiendo...

Veremos que te parece la protagonista!

Flori dijo...

Oli: hermoso amanecer, Oli. Ojalá haya muchos éxitos, y más sonrisas.
Besos


Jane: me pasa lo mismo. Por suerte no los padezco seguido, ni tengo obligación de levantarme temprano. Pero concuerdo en la desesperación.
¡Otro beso para vos!


Xaj: el sol me dio un regalo. Verlo salir entre tanta oscuridad me devolvió un poco de paz. Esa paz que necesitaba para dormirme, a pesar de que nadie me esperara. Amaneció.
Besos =)


Ale: ¡quiero ver a esa protagonista! Y el primer capítulo me pareció acorde a aquellas palabritas que figuran en el título del blog. "Sufrir. Amar. Partir". Precioso
¡Besos!

Berenice dijo...

Hola Flori, mucho gusto.
Gracias por la hermosa descripción, no de el insomnio que eso es fatal! si no de la forma en que explicas el "todo pasa por una razón" en éste caso para ver tu primer amanecer de éste 2009.
Te sigo desde ahora.
slds desde México D.F